La ramera

Semana 34, agosto 2012

Las alcantarillas del poder

TWITTER RSS
         

2012_semana34_alcantarillas_poder

Pulgasari no es un amaestrador de pulgas en Euskadi. Es un monstruo de la cultura de Corea del Norte, una  especie de Godzilla que va creciendo conforme va comiendo hierro. Leyendas como estas se han adaptado al cine en épocas de crisis, desde Corea hasta Estados Unidos. El principal aliciente es que fueran bichos grandes, ya sean gorilas, lagartos, cigalas o cocodrilos. En cualquier caso, también se puede recurrir a pandemias, castástrofes naturales e invasiones alienígenas. Algo grande, gordo, llamativo, fuera de control.

Para representar el estado de ánimo de una sociedad en crisis se puede utilizar un bicho de 50 pies que destroza edificios, pero también vale con una buena película policiaca donde se habla de algo más latente y complejo. En una de estas películas lo más grande que te puedes encontrar es la maraña de intereses políticos y financieros que hay en las cloacas del sistema. Para resolver una crisis muchos recurren al “esto lo arreglaba yo rápido”, pero la tarea es más complicada. Recuerdo, por ejemplo, al bueno de Thomas Carcetti, un político que aparece en la serie The wire. Este personaje estaba destinado a ser un pequeño mesías para Baltimore, pero rápidamente se ve atrapado por la burocracia y las luchas de poder. Por desgracia, no solo valen los políticos con buenas intenciones, porque puede haber muchas apreciaciones de lo que es bueno, y por supuesto uno se encuentra siempre con esos entresijos oscuros del poder. Que se lo digan a Felipe González, quien se vio empantanado con el caso GAL y acabó diciendo que el Estado de derecho también se defiende en las alcantarillas. Y es que en el subsuelo de Nueva York hay cocodrilos, pero en el resto del mundo también los hay. / Quinta

Comments are closed.

nariz