La ramera

Semana 27, julio 2012

Pipiribipipi

TWITTER RSS
         

2012_semana27_marcelino

A unos amigos les encargaron un trabajo editorial sobre vino catalán. Se reunieron varios grupos y cada uno presentaba un proyecto diferente. Muchos vincularon el vino con la sangre de Cristo. En la última cena la sangre tenía mucho que ver con la hermandad, con la reunión en torno al pan y al vino. Parecía también como una especie de comida de negocios, donde el alcohol suele jugar un papel importante. Sin ánimo de blasfemar, el kalimotxo tiene algo de sangre de Jesús. Es el vino que sirve de rito de iniciación para los adolescentes, la bebida en torno a la cual se reúnen y hacen comunidad. En mi caso, mi primer colocón fue previo a la etapa kalimotxera, llegó con unas torrijas que hicieron unas monjas que se pasaron con el vino. Esas religiosas me guiaron por el buen camino. Que por cierto, en un bar de Sevilla, la bebida por excelencia es la sangre de Cristo, hecha a base de granadina y champán. Una cosa muy devota y muy pagana al mismo tiempo, coger el puntillo a la salud de Dios.

En la película El sopar de Pere Portabella, activistas clandestinos discuten sobre la situación de España alrededor de una mesa donde está presente el vino. Este acompaña a una serie de personas que están iniciando un nuevo camino, que debaten sobre cómo estructurar a un nuevo país. No es el protagonista pero suele estar ahí, dentro de las venas de Cristo, de los políticos o de la sociedad misma. / Quinta

Comments are closed.

nariz