La ramera

Semana 28, julio 2012

Al fresco

TWITTER RSS
         

2012_semana28_keaton_al_fresco

Tengo un amigo que estaba loco por ver Los vengadores en el cine, con su cubo de palomitas y su espectáculo asegurado. Tiene su gracia, parece la herencia de este cine al que se iba en masa para divertirte un rato, una especie de cine de barrio al estilo yanqui. Pero no es lo mismo, no está el mismo espíritu de comunidad que había en los cines de barrio. Y no voy a seguir por miedo a parecerme a Carmen Sevilla.

El año pasado fuimos a la proyección, con música en directo, de una película de Buster Keaton en la plaza de nuestro barrio. Fue un pelotazo encontrar a los niños embobados y riendo como locos con las acrobacias de Keaton, ver a algunos padres sacando sus tupperwares y a otros comiendo pipas. Todo esto me recordaba a una escena de Roma de Fellini, donde la gente del barrio se reúne en torno a una mesa enorme comiendo pasta y riendo y bebiendo y liándola.

Se ha hablado mucho sobre las posibilidades que ha ofrecido Internet y también se le ha culpado de encerrarnos en nuestras casas. Se podría hablar de la pérdida de debate en espacios físicos en favor de otros virtuales, pero eso queda para otro día. En realidad no hay por qué afligirse, hay muchas iniciativas que buscan un espíritu comunitario en la calle. El caso más claro está en festivales de terror como Sitges o la Semana de cine fantástico y de terror de San Sebastián. Es curioso como un slasher o una película gore pueden generar un ambiente tan sano. Hay otros eventos, como las sesiones dobles del Phenomena experience, que se van extendiendo por muchas ciudades, o también los cines a la fresca de toda la vida que se mantienen en muchos lugares. Todas estas propuestas hacen crecer un ambiente festivo, algo que no resuelve mucho, pero sí que ayuda en tiempos tan serios. / Quinta

Comments are closed.

nariz