La ramera

Semana 20, mayo 2012

Entre el bueno y el malo

TWITTER RSS
         

2012_semana20_entre_bueno_y_malo

En la famosa escena del puente de Indiana Jones y el templo maldito, Harrison Ford se enfrenta a una trupe de guerreros con turbante negro. Finalmente sale del atolladero gracias a un grupo del imperio colonial comandados por un jefe con casco blanco. El clásico vínculo del bien con el blanco y el mal con el negro. En la escena también está representado de alguna manera el pánico al turbante, tan frecuente en los últimos tiempos. Ya puede ser el que lo lleve un sikh de India o Sarah Jessica Parker, que todo el mundo echa a correr. A la hora de inculcar el miedo, a los niños se les ha asustado muchas veces con el negro o el gitano, pero con el tiempo descubrimos que da más miedo el hombre del frac o el banquero. Ismael, el narrador de Moby Dick, ya decía que era la blancura de la ballena lo que le horrorizaba por encima de todas las cosas.

El crítico Jordi Costa dijo hace poco que el Mal no existe. Yo creo que si existiera, tendría que ser negro o feo, o al menos eso es lo que Hollywood ha intentado inculcarnos. No me vale que intenten resarcirse con personajes como Slot. Un tío con una cicatriz en la cara de punta a punta rara vez va a ser el bueno, de ahí que un personaje tan feo como Billy the Kid haya sido interpretado por Robert Taylor o Paul Newman. Esta dinámica ha provocado que cobren valor las excepciones. En mi caso, desde que vi las películas de John Waters de los setenta, me di cuenta que había héroes que dinamitaban los estándares de belleza. Y eso que hace ya unos cuantos siglos que las brujas de Macbeth gritaron que lo bello es feo y lo feo es bello. / Quinta

 

Comments are closed.

nariz