La ramera

Semana 15, abril 2012

La circular

TWITTER RSS
         

2012_semana15_la_circular

Durante la etapa franquista se tomó la fiesta de los toros como símbolo patrio. Pero este emblema estaba muy centrado en las corridas. Todo lo que saliera de ese concepto era perseguido y no tenía nada que ver con los toros. Manuel Fraga firmó normas como la Circular 32/1963, donde se prohibían todas las fiestas con toros, al margen de la corrida.

Enrique Vila-Matas ha escrito muchas veces sobre la importancia del estilo en la literatura. En uno de sus textos recurre al escritor Kurt Vonnegut, quien enumeró las ocho o nueve historias que existen: “Alguien se mete en un lío y luego sale de él; alguien pierde algo y lo recupera; alguien es víctima de una injusticia y se venga; el caso conmovedor de Cenicienta; alguien empieza a ir cuesta abajo y así continúa; dos se enamoran, y mucha otra gente se entromete; una persona virtuosa es acusada falsamente de haber pecado o de haber cometido un crimen; una persona se enfrenta a un desafío con valentía, y tiene éxito o fracasa; alguien inicia una investigación para conocer la verdad de un asunto”. Esta teoría es aplicable al cine. A Brian de Palma, por ejemplo, las historias le importan poco, porque sabe que las tramas se repiten constantemente, y es que más allá de las ocho o nueve historias de las que parten todas las películas, las diferencias las marca el estilo.

En el mundo del cine, muchos se esfuerzan por definir lo que es una película. Parece que todo se basa en un relato con introducción-nudo-desenlace, una cosa muy de novelas del siglo XIX. Muchos se obsesionan intentando definir lo que es o no es cine, que si tiene que tener un buen guión, que si tiene que tener tres actos, dos puntos de giro, triple con tirabuzón. Gilles Deleuze lo dejó bastante claro y abierto al mismo tiempo, el cine consiste en fabricar bloques de movimiento-duración. / Quinta

 

Comments are closed.

nariz